top of page

Conociendo las emociones por dentro, la función del Giro Cingulado.

Actualizado: 9 nov 2022

Perspectiva general




Una parte importante del sistema límbico, el giro cingulado, ayuda a regular las emociones y el dolor. Se cree que el giro cingulado impulsa directamente la respuesta consciente del cuerpo a experiencias desagradables. Además, está involucrado en el miedo y la predicción (y evitación) de las consecuencias negativas y puede ayudar a orientar el cuerpo lejos de los estímulos negativos. Aprender a evitar consecuencias negativas es una característica fundamental de la memoria.



Estudio de caso

En un estudio intrigante, Nente y sus colegas (2007) presentan un estudio de caso de un hombre de 34 años con una lesión cingulada anterior izquierda. Durante la hospitalización, el hombre informó repetidamente de fuertes sentimientos de haber conocido previamente a muchos del personal del hospital. Preguntaba si los conocía desde sus años escolares o su infancia en un pueblo rural. Estos síntomas retrocedieron después de dos semanas y el paciente se recuperó por completo.



Funciones asociadas


Procesamiento del dolor

Sentimiento

Recuerdo

Autorregulación


Trastornos cognitivos asociados


Debido a su papel en el procesamiento de emociones, el giro cingulado se ha asociado con numerosos trastornos, incluidos autismo, trastorno bipolar, depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de estrés postraumático y esquizofrenia (Yucel y colegas, 2003).


Asociado con daños

Emociones inapropiadas

Falta de miedo

Alteración de la nocicepción (sensación de dolor)

Deficiencias de aprendizaje

Revisiones de investigación

Nente y sus colegas (2007) informan de un estudio de caso de un paciente con “hiperfamiliaridad patológica para los demás” después de una lesión en la región cingulada anterior izquierda (PMID: 17827429).

Fjell y sus colegas (2012) muestran que el área de superficie de la corteza cingulada anterior a diferentes edades en niños afecta el rendimiento cognitivo (PMID: 23150548).

Shackman y sus colegas (2011) encuentran que el afecto negativo, el dolor y los controles cognitivos activan la corteza cingulada (PMID: 21331082).

Yucel y sus colegas (2003) revisan la disfunción cingulada anterior en relación con los trastornos psiquiátricos (PMID: 14517578).

107 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page