top of page

La fatiga de la meta y como superarla.


Si cumplir una meta, te roba la alegria de vivir, no lo vale.
Estresado no rindes de verdad.

En algún momento de la vida, nos adentramos tanto en cumplir una meta que todo lo demás se queda atrás, y es justo en ese estado de flujo o flow, es que podemos perdernos en el objetivo del camino por la vida. Si bien es cierto que la vida nos exige ciertos niveles de eficiencia y productividad, el objetivo de vida es alcanzar el tan anhelado bienestar de vida.

Pero muchas veces asociamos este bienestar exclusivamente a la productividad económica, y olvidamos que el bienestar tiene diferentes componentes, que no se limitan al bienestar económico o laboral. Tener la cuenta de ahorros llena y una vida afectiva, familiar, vacía, suelen terminar mal; y esto debido a que las riquezas emocionales, no pueden ser adquiridas con dinero.

Debemos estar atentos a las señales que nos muestran que estamos restando en bienestar general, y no sumando. Y tomar las medidas correctivas antes de dañar nuestra salud o relaciones interpersonales.


¿Qué es la fatiga de la meta?


La fatiga de la meta, también conocida como fatiga del logro o desmotivación del objetivo, es un fenómeno psicológico en el que una persona experimenta cansancio, desmotivación o agotamiento mental debido a la constante búsqueda y consecución de objetivos o logros. La fatiga de la meta puede surgir cuando se establecen metas muy ambiciosas o cuando hay una presión constante para conseguir resultados. La presente situación puede generar una sensación de agotamiento emocional, falta de satisfacción y pérdida de interés en las metas establecidas. La persona puede sentirse abrumada, desgastada y tener un poco de capacidad para ganar dinero. Es fundamental reconocer los signos de la fatiga de la meta y adoptar acciones para abordarla, tales como establecer metas realistas, practicar el autocuidado, buscar respaldo emocional y revisar periódicamente los objetivos para asegurarse de que continúen siendo relevantes y significativos.


Superando la fatiga de la meta.


Super la fatiga del logro te da paz
Mujer trabajando relajada


Para superar la fatiga de la meta, requiere un enfoque cuidadoso y atención a su bienestar emocional. A continuación se presentan algunos consejos que pueden asistirte a superarla.


1. Evalúa tus metas: Examine tus objetivos actuales y asegúrese de que sean objetivos realistas y en línea con tus valores personales. Puede ser que necesitas mejorar las opciones para que sean más alcanzables y significativas para ti.


2. Prioriza y establece límites: Reconoce que no puede hacer todo y establezca prioridades. Asegúrese de decir “no” a las demandas y compromisos que no son esenciales o que te agotan. Elige límites claros para proteger tu tiempo y energía.


3. Cuida de ti mismo: Presta atención a tu bienestar físico y emocional. No olvides descansar bien, comer bien, hacer bien la actividad física y practicar técnicas de relajación como la meditación o el yoga. Dedique tiempo a actividades placenteras y de autocuidado.


4. Busca apoyo: No tenga temor de solicitar ayuda y apoyo cuando lo necesite. Esto puede realizarse mediante amigos, familiares, grupos de respaldo o incluso profesionales de la salud mental. Compartir tus preocupaciones y recibir ayuda puede hacer que te sientas mejor.


5. Celebra los logros: Haz tiempo para celebrar y reconocer tus éxitos, incluso los más pequeños. Esto te brindará la oportunidad de mantener la motivación y la satisfacción en tu trayectoria hacia tus objetivos.


Una vida equilibrada es una vida productiva.
El quilibrio en tu vida genera paz.

Recuerda que superar la fatiga de la meta puede llevar tiempo y paciencia. Ajusta tus perspectivas y sé amable contigo mismo mientras te cuidas y te enfocas en tu bienestar. Y ten presente que la vida tiene aspectos que no pueden ser recuperados, dada la brevedad y la irreversibilidad del tiempo perdido. No podrás comprar esa primera palabra de tu hijo/ a, o sus primeros pasos. Y ni hablar de un sinfín de experiencias valiosas, emocionalmente hablando, que se pueden generar en nuestras relaciones interpersonales.

Y claro que sentido tener una vida que no puedes disfrutar por falta de tiempo, incluso para disfrutar de tu tiempo de ocio y recreación, que son lo que le dan sabor a la vida.

Así que en la medida de tus posibilidades, date lo mejor, disfruta tu vida, viaja, regálate algo lindo, comparte tiempo con las personas que amas, y verás cómo tu vida recobra un nuevo brillo, lejos de las garras del estrés negativo generado por la fatiga de la meta.


Si necesitas ayuda, no dudes en contactarnos.








11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page