top of page

La psicología del cambio de conducta: Transformando patrones de comportamiento.



El cambio, algo tan natural en el universo donde existimos, y algo tan complicado cuando se trata de ir en contra de nuestros programas. Reflexionemos sobre cuántas veces buscamos cambiar para mejorar nuestro estilo de vida, ya sea la salud o un hábito de productividad; y seamos honestos, en la mayoría de los casos fracasamos monumentalmente.



¿Pero por qué ocurre esto? Si de verdad queremos cambiar, ¿por qué resulta tan difícil lograrlo? En parte es un fallo de nuestra súper biocomputadora cerebral, ya que a grandes rasgos, se puede decir que siempre por motivos de supervivencia, ha buscado la economía energética, y es que hacer cosas nuevas requiere mucha, mucha energía; y es por ello que el cerebro automatiza todo, todo lo que puede, para gastar menos recursos, y claro esta no discrimina sobre los buenos o malos hábitos, solo hace más económico la acción que hacemos repetida mente por u tiempo. (6 a 12 meses) 

Con la breve explicación antes hecha, ya podemos tener una idea de por qué, de una manera sutil y casi imperceptible, pasamos de esa nueva conducta a la antigua, y esto lo hace nuestro cerebro para buscar “lo mejor” para nosotros. 



Ya podemos, con este contexto, abordar el tema de los procesos psicológicos del cambio de conducta, y así entender cómo hacer mejores estrategias de cambio. 




 Sobre la psicología del cambio de conducta, es clave comprender cómo las personas pueden modificar sus acciones y actitudes a lo largo del tiempo. El cambio de conducta es un proceso complejo que implica varios factores psicológicos y emocionales que interactúan entre sí. 


Para que un cambio pueda ser considerado como confiable, debe ser repetido regularmente por lo menos 6 meses a 12.

 Introducción



En la psicología, el cambio de conducta se refiere a la modificación deliberada de acciones o hábitos de una persona. Esta transformación puede ser impulsada por diferentes motivos, como la búsqueda de una vida más saludable, la superación de adicciones, la mejora de relaciones interpersonales o el crecimiento personal.



 Factores que influyen en el cambio de conducta.



1. Motivación: La motivación juega un papel crucial en el cambio de conducta. Las personas tienden a cambiar cuando perciben beneficios significativos o se sienten insatisfechas con su situación actual.



2. Autoeficacia: La creencia en la propia capacidad para lograr un cambio es esencial. La autoeficacia influye en la perseverancia y en la capacidad de superar obstáculos durante el proceso de cambio.



3. Apoyo Social: Contar con el respaldo de familiares, amigos o profesionales puede facilitar el cambio de conducta al brindar motivación, orientación y refuerzo positivo.



4. Identificación de Objetivos: Establecer metas concretas y alcanzables es fundamental para dirigir los esfuerzos hacia el cambio deseado.



Modelos de cambio de conducta.




1. Modelo Transteórico: Propuesto por Prochaska y DiClemente, este modelo describe diferentes etapas por las que las personas atraviesan durante el proceso de cambio, desde la precontemplación hasta el mantenimiento de la conducta modificada.



2. Teoría del Aprendizaje Social: Según Bandura, el cambio de conducta puede ser influenciado por la observación de modelos, la autoevaluación y la retroalimentación recibida del entorno.



 Estrategias para facilitar el cambio.



1. Establecer rutinas: Crear hábitos saludables y estructurar el tiempo de manera efectiva puede favorecer la consolidación de nuevas conductas.



2. Reforzamiento Positivo: Reconocer y premiar los avances durante el proceso de cambio, refuerza la motivación y refuerza la conducta deseada.



3. Automotivación: Cultivar la autodisciplina, la visualización de objetivos y la práctica de la gratitud pueden potenciar la voluntad de cambio.



 Conclusión



El cambio de conducta es un proceso dinámico que puede ser desafiante pero también gratificante. Comprender los mecanismos psicológicos involucrados en este proceso puede facilitar la adopción de nuevas formas de comportamiento y promover un crecimiento personal significativo.



En resumen, el cambio de conducta es un viaje personal que requiere dedicación, paciencia y autoconocimiento. Al explorar las motivaciones internas, establecer metas realistas y contar con el apoyo adecuado, las personas pueden transformar sus vidas y alcanzar un mayor bienestar emocional y psicológico.




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page