top of page

Adiós a la Ansiedad con PNL


Ejercicio de PNL para tratar la ansiedad

En una ocasión traté en terapia a una ejecutiva que padecía ataques de ansiedad cuando tenía que hablar en una junta. Su situación era grave ya que muchas veces no podía pedirle a alguien más que expusiera, sino que ella tenía que ser la que se levantara y hablara.

El siguiente ejercicio le ayudó mucho a bajar la angustia, hasta que con constancia y repetición del mismo, logró primero controlarla y después erradicarla.


  1. Piensa qué haces justo antes de que suceda y se dispare la angustia. ¿Qué ves? ¿Qué escuchas? ¿Qué sientes? ¿Cuáles son tus pensamientos? ¿Qué la detona? En este caso específico era el entrar al salón de juntas. Trata de investigar esto, pues te dará la clave del problema.

  2. Ahora proyecta en una pantalla imaginaria enfrente de ti la imagen de tu pie derecho entrando al salón de juntas y congélala. (Aplica esto a tu propia situación, no a la sala de juntas).

  3. Aumenta el brillo y tamaño de esta imagen.

  4. Mueve un poco tu cuello y respira profundo, pausado.

  5. Ahora piensa cómo te gustaría ser en estos momentos en la sala de juntas al exponer tu tema, cómo serías si respondieras de otra manera y no tuvieras esta limitación. ¿Cómo te verías a ti misma si hubieras realizado el cambio? (Aplícalo a tu situación)

  6. Esta nueva imagen tuya debe tener las cualidades que tú quieres e imagínate actuando como te gustaría, como si fuera una película en tu mente. Fíjate bien en esa escena y en lo que sientes al verla. Respira profundamente.

  7. En un recuadro pequeño de tu pantalla, en la parte inferior izquierda coloca esta escena de tu Yo Ideal en la sala de juntas. ¿Cómo se mueve, qué dice, cómo se comporta? Haz una imagen pequeña y oscura.

  8. Ahora al decir “CHAS” en voz alta y con fuerza, rápidamente agrandas la imagen pequeña de tu Yo Ideal. Dale brillo y agrándala hasta cubrir la imagen de tu pie entrando a la sala de juntas. La velocidad es esencial. Observa esta escena, respirando y disfrutándola.

  9. Ahora cierra los ojos, respira profundo y apaga la pantalla.

  10. Prende la pantalla de nuevo, observa el recuadro de tu Yo Ideal, di “CHAS” y rápidamente cubre la pantalla con esta escena. Cierra tus ojos, respira y apaga nuevamente tu pantalla.

  11. Repite esta secuencia unas 5 veces con rapidez y comprueba si ya no ves la primera imagen. Si ya no aparece, o está borrosa el ejercicio funcionó. En este caso ella ya no la veía.

Su tarea fue el de ver su pantalla con su Yo Ideal cada vez que se acordara y sobre todo al tener una junta.

Aquí se puede constatar una vez más que nosotros tenemos el control de nuestros pensamientos, y estos son la clave de nuestra conducta.

Realiza el ejercicio y cuéntanos cómo te fue. ¿Cuál fue la ansiedad que venciste?


85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page